martes, abril 21, 2009

Niños: los pingüica y los sobreprotegidos.

En un post pasado comenté respecto a las pingüicas que con apenas unos años de vida ya van solos a la escuela, usan objetos que se consideran riesgosos y andan muy quitados de la pena por las calles hacia la tienda, la casa del amigo, por algún mandado, etc. Estos niños son criados por familias humildes casi siempre con recursos y educación académica escasos pero sin embargo crían personas independientes, que buscan el modo de salir adelante a como de lugar y nosotros, de clase media pa’ arriba, sin proponérnoslo, tenemos hijos sobreprotegidos, con falsa autoestima, dependientes, pusilánimes y demás atributos.

Pasando por las calles de un pueblo semirural enclavado en medio de la ciudad, veo a una de éstas pingüicas como de 5 años dándose gusto cortando pedazos de mango con un cuchillo enorme. Manejan herramientas que nosotros, papás sobreprotectores, no dejaríamos que nuestros hijos tomaran porque son capaces de quedar como si Freddy Krueger o el Joven Manos de Tijera los hubieran abrazado, cuando menos. Preferimos no dejarlos a su alcance que enseñarles a usarlos, como hacen los papás de los otros. Ví a este niño durante varios días y en todos, estaba disfrutando de una fruta ayudado por el cuchillo.

Otro ejemplo: Hermanitos de unos 6 y 8 años van juntos a la escuela. Caminan varias cuadras por la banqueta pero para cortar camino hay que cruzar entre autos, bicicletas, vendedores, etc. Sin embargo, llegan a la escuela puntuales y regresan a casa del mismo modo. Yo en la escuela que me queda de camino veo filas y filas de autos con papás que pretenden dejar a sus hijos casi hasta su pupitre. -“¿Operativo carrusel? N’ombre! Si no lo veo entrar, qué tal si le pasa algo?”- Y una vez que cierran la puerta (a las 8:10, claro. No vaya a ser que el chamaco quede sonzo si lo levanto 15 minutos antes), se quedan ahí afuera por varios minutos tratando de ver si el niño efectivamente está dentro.

A continuación un extracto de un artículo que encontré (ignoro el autor, sorry).

¿Cómo hacer a nuestros hijos inútiles?
Justifica todos sus actos y echa la culpa a los demás o las circunstancias. Tu hijo siempre es una víctima inocente.

Protégele para que no sufra. Evita que se decepcione, que se frustre o se enfade; evítale el dolor de sufrir por los demás; evita que se caiga y así no tendrá que esforzarse en levantarse.

Trata de que no le falte nada. No es necesario que pase por las mismas carencias que has pasado tú. ¿Por qué tiene que prescindir del Wii, el Ipod o del último modelo de celular si puedes permitírtelo?

Razónale todo lo que le pides y nunca se te ocurra utilizar tu autoridad. Lo mejor para él es que obedezca porque quiere obedecer y lo cree justo y nunca porque se lo pide su padre/madre.

Sé el mejor amigo de tu hijo, así no tendrás que pelearte ni discutir con él; serás popular y te querrá mucho.

No le exijas demasiado no sea que se canse y se agobie. Baja tus expectativas para que pueda llegar a ellas sin esfuerzo.

Fomenta su autoestima "sea como sea": disculpa lo que hace mal, alábale y halágale en cualquier circunstancia; así tendrá una alta autoestima, falsa pero alta.

Motívale a todas horas, hazle planes, búscale distracciones; organízale la vida para que no se aburra y sea muy, muy feliz.

Atiende todas sus demandas de ayuda: organiza su armario, prepárale su mochila, busca el libro que ha perdido, créete todo lo que dice cuando trae malas notas.

Organiza tu vida en torno a él: tu hijo es lo más importante y vives para que él sea feliz.¡Sus problemas son los tuyos!

No te enfrentes nunca a tu hijo, no le digas nunca "no" y así evitarás las luchas de poder.

Si no quiere respetar las normas, dialoga con él y trata de convencerlo. Y si no lo consigues, piensa que no son tan importantes esas normas como para discutir con tu hijo.

Cuando nuestros hijos se esfuerzan por superar los retos de la vida diaria, lo lógico es que deseemos ayudarlos. Sin embargo, si quieres apoyarlo no debes ayudarle justo en ese momento. Tu hijo lucha para saber hasta qué punto es autónomo y su opinión sobre él mismo dependerá directamente de la frecuencia y manera en que le ayudes.

P.D: Les nombro pingüicas por pequeñitos.

10 comentarios:

Zombie dijo...

Gr, entiendo. Yo tengo amigos como de mi edad que a veces dicen cosas muy groseras o hirientes y la mamá los defiende o no hace nada. Me dan ganas de decir "¡Si no le pega usted le pego yo!".

Saludos Andrea :)

Exenio dijo...

Aca te comparto esto otro:

http://dekipaya.blogspot.com/2007/06/los-nios-aprenden-lo-que-viven.html

http://dekipaya.blogspot.com/2007/06/otra-pa-los-padres.html

http://dekipaya.blogspot.com/2007/07/cmo-convertir-tu-hijo-en-delincuente.html


"Un papá, lo que se llama papá, es una combinación extraña entre razón y sentimiento.

Es aquel que sabe orientar y exigir, pero al mismo tiempo sabe amar.

Es aquel que al minuto de haber regañado con severidad, sonríe y guiña el ojo con ternura.

Es aquel que sabe decir "no" cuando es lo justo y sabe decir "si" cuando es lo conveniente.

Un papá zapatea duro cuando cumple su deber y anda de puntillas en la noche cobijando cuerpecitos fríos.

Un buen papá es el que después de una dura jornada de trabajo, al llegar a casa abraza a sus hijos y se vuelve un niño jugando con ellos.

Un buen papá es aquel hombre que genera vida, que acompña y da seguridad ofreciendo una mano firme.

Un papá es un higo que parece duro y espinoso por fuera, pero es puro y dulce en su interior.

Un papá es un director de orquesta, es el constructor de un nido, es el maestro de la escuela de la vida.

Un papá es, ante todo, un hombre con corazón, que sabe señalar el horizonte con optimismo y confianza.

Un papá, un verdadero papá, tiene mucho de mamá, aunque tenga fortaleza de hombre inquebrantable.

Un papá es refugio seguro para el hijo que llora y sufre... un papá es aquel que sabe escuchar y alentar a sus hijos en las derrotas de la vida.

Los papás son arriesgados, decididos, comprometidos y tenaces.

A los papás se les dedica un día al año, pero ellos dan todos los días para los suyos.

Los papás son generosos por naturaleza, por voultad y por amor.

Además, un papá nunca muere, simplemente se esfuma para continuar mandando su recuerdo con sus enseñanzas."

FENIX dijo...

Son situaciones nacidas de la necesidad mi querida Andy, los padres dándole duro para mal comer... no hay timpo de cuidar a los escuincles, cosas de la pobreza.
Muchas veces me he preguntado como no tengo el valor y dejar que mis hijos sean como yo, que aprendan a partise el alma para conseguir sus objetivos... será que temo al que dirán ?. No demostraria mas mi amor dejandoles que aprendieran en la práctica ? evitando las caidas tal como lo hizo su padre ?
en fin...terrible dilema.

Jolie dijo...

vaya es todo un rollo y un privilegio tener hijos,, debe ser no solo lindo sino algo qu eimplica un sentido de responsabilidad que no es ajena a decidir lo mejor.. lopeor.. uy es complicado y escabroso opinar si no soy mama... pero a veces pienso burlonamente claro para mi... como voy a condenar a un ser que yo sea su madre jeje...

besos

Cuquita, la Pistolera dijo...

Me encantó tu post, es muy cierto, los padres a veces, supongo que tratando de hacer lo mejor por sus hijos,no se dan cuenta de que les coartan la independencia, la autonomía, la capacidad creativa. El niño hoy se ha convertido en un tiranuelo del hogar al que hay que darle todas las cosas hechas.
Comparto mucho de lo que escribiste.
Saludos

Juan de Lobos dijo...

A mi me aterra el hacer de mi Lobito un inútil, lo consiento, es cierto, pero lo que dices es cierto, a veces los protegemos y no les enseñamos a valerse por si mismos.
¿qué carajos le pasó a nuestra generación?
Juagábamos en la calle, subíamos y bajábamos de los árboles, nos empapábamos con globos de agua y ahora todo nos paniquea. creo que al final de cuentas, la historia del coco se hizo realidad. Tenemos miedo.

Besos y aullidos para ti.

Kix dijo...

Mejor un saludable punto medio. Yo no dejaría a mi niña jugar con un machete, ciertamente, pero le fomento un sentido de responsabilidad para que ella misma vaya evaluando las situaciones.

Además, seguramente corren historias de esos niños que juegan con cuchillos que no tienen final feliz.

violador de papantla dijo...

muy buenos consejos, algun día buscaré ese post para llevarlos a cabo, mientras ! te mando unsaludote !

Anónimo dijo...

Desconocía esta información sobre la pingüica, muchas gracias por tu aporte son muy buenos consejos

Elly dijo...

Muchas gracias por tu artículo, es necesario saber como tratar con los niños pingüica para no cometer errores durante su crianza