viernes, julio 17, 2009

¡Ouch! Me duele el bolsillo!

No sé si ya había comentado que me pagan por mes, razón más que suficiente para tener que organizar las finanzas para no estar sufriendo al pasar de las semanas por gastos extraordinarios, compras compulsivas o derroches. No imaginan cómo añoro los tiempos (y los sueldos, claro!) en que me pagaban por semana. ¡Siempre me alcanzaba! Pero ni modo, no podemos tenerlo todo.
Me he prometido a mí misma no comprar ropa ni zapatos al menos hasta diciembre pues en realidad tengo mucha más ropa de la que necesito (¡y de la que me pongo!) así que aunque me he sentido tentada a darme una vuelta por las tiendas en temporada de rebajas, me he contenido para no crearme un colapso económico con necesidades creadas. Hace poco salí a comer (y de pasada pagar la tarjeta) y ví una bolsa hermosa a un precio increíble. Ya iba yo rumbo a la caja cuando me asaltó un sentimiento mezcla de culpa, inteligencia financiera y remordimiento y devolví a su lugar la bolsa al mismo tiempo que me saba una sobada ("sana, sana... no pasó nada, no dolió") en el bolsillo. ¡La libré sin consecuencias! De todos modos, ¿no tengo unas 5 bolsas de ése color? ¡Y casi siempre uso la misma! Me premié el gesto con un heladito (a lot cheaper) y tan-tan.

Bueno, pues a pesar de mi "frugalidad", éste mes me pagaron y automáticamente mi dinero bruto se vió reducido a la mitad. ¡Tómala! Y es que el mes pasado hice algunos gastos con tarjeta de crédito y mi pago total del mes fue como del 50% más de lo que gasto regularmente. Aparte, como debemos lana por el asunto del carro, un extra que cayó se fue para eso así que mi cuenta bancaria sólo vió pasar el dinero por escasos minutos. Y ni modo! Ni llorar es bueno porque a pesar de que TODO, absolutamente TODO sube, lo único que no aumenta es mi ingreso.


Ah, y hablando de dinero, sigo en la lucha porque el SAT me haga la devolución de impuestos. ¿Afán perdido? Puede ser, pero intentaré lo que pueda para que me regresen mi lana así tenga que llenar otros dos mil formatos, presentar 25 milllones de juegos de copias, CURP, IFE, fé de bautismo y hasta el acta de defunción. Es obvio que apuestan porque uno se harte y deje el asunto con toda la tramitología que se sacan de la manga pero no se les va a hacer. Ya les contaré cómo se siguen haciendo pend... digo, cómo van los trámites para regresarme el dinero. Por lo pronto, el lunes tengo otras dos citas para tal fin. Ya llevó una buena dosis de pasiflora, agua, mucha paciencia y buena voluntad. ¡Ingesu...!

3 comentarios:

Jolie dijo...

dosis de pasiflora, agua, mucha paciencia y buena voluntad. esa es una buena receta sobre todo cuando hay que reclamar dinero... aunque otros hacen gala de su valemadrismo cuando te cobran automaticamente ... llamense tarjetas de crédito

claro si ya ni llorar es bueno hasta por 20 pesos que no deposites en una te estan armando panchos al telefono

ay me recordaste que yo debo ir a hacer fila... me va adoler el bolsillo


dalai!

AndreaLP dijo...

Claro, Jolie! Si tú debes, aunque sean 20 centavos, estarán sobre tí día y noche exigiendo el pago... pero la balanza cambia si ellos te deben algo a tí. ¡Pero de algún modo recuperaré ése dinero! Cómo chingaos no.

pez dijo...

a mí nunca me han pagado ni por semana ni por mes, siempre quincenalmente. estaría cabrón acostumbrarse a lo otro

y soy del tipo dispendioso. siempre debo de uno a dos meses de sueldo

un día de estos me arrepentiré, jeje