viernes, febrero 13, 2009

En memoria de Torcuato.

Ayer nos dejó en este mundo minutos antes de las 10 de la noche. Murió a consecuencia de gente sin escrúpulos que decidió que le incomodaba y sin más, lo envenó. Sufrió muchísimo mientras las entrañas se le deshacían y el veterinario no podría hacer nada. Tampoco nosotros pudimos hacer nada por él durante los 40 minutos que duró su dolorosa agonía.
Mi hija pensó que había pescado un gato porque apenas hacía unos minutos había ido a vaciar el plato de croquetas y se había retirado a olisquear los jardines de enfrente. De repente se escucharon como bufidos y empezó a correr como poseído por toda la calle. Asumimos que los bufidos eran del gato correteado y que Torcuato no cesaba de perseguirlo así que la peque fue a ver qué estaba pasando. Regresó a los 5 minutos y me dijo -"No es un gato, ¡se está muriendo! Algo le pasó"-. Salió mi esposo a ver qué pasaba y yo seguía alimentando al bebé así que realmente no sabía bien qué sucedía cuando regresó nuevamente mi hija y me dijo que tenía las encías sangrantes. Enseguida pensé que lo habían envenenado y no tardaría en morir.

Minutos después ambos regresaron con las caras tristes y mi hija llorando a mares. Insistía en que no habían podido hacer nada por Torcuato y murió con un gran sufrimiento.

Torcuato era un hermoso, joven y simpático perrito criollo que un día simplemente apareció en la puerta de mi casa como esperando ser alimentado. Abrí la puerta para que salieran mis perros y él puso su carita más amigable, echó sus orejas para atrás y me movió el rabito esperando que le llenara los platos del agua y croquetas para engullir el contenido enseguida. Lo llené un par de veces más y así como lo llenaba, él lo vaciaba. Estaba muy hambriento. Regresó algunas veces más y empezó a quedarse por ahí así que empecé a planear esterilizarlo por lo que intentábamos darle muy bien de comer para que ganara peso y se pudiera operar. Nunca pudimos retenerlo en la casa y se daba a la fuga a la menor oportunidad. Disfrutaba andar en la calle vagando y correteandose con sus otros amigos caninos. Y aún así, no dudo que hubiera podido encontrar un hogar en el cual hubiera sido feliz porque era muy inteligente y se hacía querer a tal grado, que nuestros platos no eran los únicos en la colonia que vaciaba en segundos.

No sé con toda seguridad quién haya sido pero tengo serias sospechas acerca del culpable. Sé que no tiene siquiera conciencia y menos le importa la vida de un inocente animal... Vamos, si no le importa tundir a su esposa hasta enviarla al hospital, mucho menos matar impunemente a un ser cuyo único pecado fue ladrar para defender lo que consideraba su territorio y sus amigos porque ni siquiera era destructor o agresivo. Incluso los niños se acercaban a jugar con él y les respondía los mimos moviéndo el extraño rabito y yendo tras ellos.

Adiós, Torcuato. Al menos sé que en dónde estás no hay ¿personas? que te maltraten, te pateen o te hagan sufrir y siempre tendrás la panza y el corazón llenos. Sólo espero que ésa persona que no tuvo corazón para asesinarte muera con el mismo dolor que te inflingió a tí y a otras tantos seres que en su estúpida existencia lastimó.

No cabe duda de que el perro es el mejor amigo del hombre y el hombre... el peor enemigo del perro. ¿Quiénes son los salvajes? ¿No se supone que los humanos somos seres pensantes?

Me consuelo pensando en ése pasaje bíblico que dice "Porque con la vara que mides, serás medido..." y sinceramente espero que así sea.

P.D: Me encontré una frase de Leonardo Da Vinci: "El hombre es en verdad el rey de todos los animales, pues su crueldad sobrepasa a la de estos. Vivimos de la muerte de otros. ¡Somos tumbas andantes!. Llegará el día en que los hombres serán juzgados por la muerte de un animal como hoy se juzga el asesinato de un hombre. Llegará el tiempo en que comer carne será condenado como hoy se condena el comerse a nuestros semejantes, es decir, el canibalismo"

9 comentarios:

Alletta dijo...

maldigo al desgraciado que le hizo eso a Torcuato, si yo supiera quien es le partía las rodillas con un bat de baseball.

si sospechas que fue él y le pega a su mujer lo puedes denunciar (por los golpes a su mujer no por el crimen contra Torcuato) y al menos que pague parte de su maldad.

ya me apachurre este día :( odio a esos entes que no tienen ningún respeto por las vidas ajenas :(

Nube Gorda dijo...

Uta males, q mal iniciamos el día, un adiós a Torcuato y un "Ingue su madre" a aquel q lo dañó, te cuento q lucy vive muy contenta en el rancho en Veracruz y creo q hasta novio tiene, jijijii.

Bsuchos

Rosa IZELA dijo...

Triste Andy, ... muy triste, ...
Yo trato a veces de no pensar estas cosas, ... menos ahora a unos dìas de que llegué el bebé, ..pero existen y me pregunto hasta cuando?!?! :(

En fin, ... un abrazo,....

Juan de Lobos dijo...

Me rompiste el corazón mi querida Andy, la crueldad humana es despreciable.
¿qué sucederá con nosotros los humanos?
¿en verdad merecemos el lugar en el que estamos?

Aullidos de duelo y tristeza para Torcuato.

Aullidos de alegría porque ya está en el cielo de los perros donde hay montañas de huesos y pueden olerse las colas todo el día.

Dra. Kleine dijo...

Ayyy,,, torcuato!! ayyy peque!

controlzape dijo...

Esos hijo(a)s de puta envenenaperros se merecen que alguien los tire de cabeza a un pozo. Luego hay que sacarlos y pasearlos amarrados a la defensa del carro mientras todos arrojamos sal al paso de tan insigne personaje. Después del paseo se tira de nuevo de cabeza a un pozo y se tapa para que no apeste.

violador de papantla dijo...

Que poca madre ! tenía la esperanza de que escribieras que por lo menos le dio un mordizcón en los tanates !

Vaya Pues Torcuato saludame al Abudabi, al cuco, al kiko y de+ +scotas que tuve en mi haber...

ahí séguimos !

salu2 ¡

FENIX dijo...

Ojalá se encuentre en el cielo de los perros y el causante, pagará, siempre es asi.

un abrazo Andy.

AndreaLP dijo...

Pues no sé si será justicia divina pero me han informado que el infeliz se tiene que mudar en lo que queda de este mes porque le pidieron la casa. Así que si todo va bien, el tipejo se muda y no habrá más animales que peligren.