martes, mayo 15, 2007

Cohetes.

Ayer descubrí que ODIO los cohetes de fiesta. Me carga que estén duro y dale desde la madrugada sin dejar dormir a gusto, haciendo sonar las alarmas de los autos y provocando a los perros aullar.

Resulta que ayer, de acuerdo al santoral católico, fue día de San Isidro Labrador, santo patrono (así le dicen, no me reclamen a mí!) de Metepec, el lindo pueblito típico en donde están las oficinas de mi compañía... bueno, digo mi compañía porque trabajo aquí, no porque en realidad sea mía, mía, ok? Bueno, pues todo el día de ayer estuvieron duro y dale con los cohetes y no son cohetes así, sencillitos, de los que compras de niño para hacer estallar botes de leche, no: son una especie de cohetes tronadores que te hacen sentir como si estuvieras en pleno bombardeo de guerra!


Por supuesto que me hicieron brincar, espantarme y andar con los oidos muy 'sensibles', aparte de encarnarme en pantera pues si algo me desespera son los sonidos fuertes. Ah, eso sí: no me quejo si es música linda lo que hace vibrar mis tímpanos pero ¿cohetes??? ¡¡¿¿eso qué, qué sentido tiene, para qué sirven, en qué les beneficia, qué gana San Isidro con tanto trinche tronido??!!


El caso es que DETESTO a los sacerdotes que permiten y promueven el uso de cohetes desde la madrugada. Carajo ¿qué no saben lo que es el respeto por los demás? Por simple sentido común y educación, eso debería ser algo obvio. Y si a eso le sumamos que mi perra, Ginger, es una histérica y le dan miedo sonidos como truenos y cohetes, pues ya la fregamos.


Aclaro que me gustan los fuegos artificiales y adoro ver el cielo plagado de colores pero NO los méndigos tronidos, eso sí que no! ¡No me digan que en la madrugada sale la gente a ver el cielo cuando empieza la celebración o que en el día se aprecian! Pues claro que no.


Una razón más para mi aversión hacia la iglesia católica y sus prácticas retrógradas.
Que tengamos todos un maravilloso miércoles. Y mención especial para la Dra. Kleine, que hoy está celebrando su cumple! Muchas felicidades.

13 comentarios:

mireias32 dijo...

Necesitas terapia de choque, te recomiendo una visita a Valencia en Fallas, jajajajaja
Besos de miércoles
Lady bourbon

AndreaLP dijo...

Mireias, gracias por la sugerencia! Jaja, a ver qué tal me sienta la terapia de choque, sólo que tendré que ahorrar para ir el próximo año. ;-)

Y qué buen blog el de Laby Bourbon, chic y erótico. ¿Ganaste el premio bloggeril?

kotto dijo...

toda la razón no existe nada mas desagradable que andar "salton" con los estruendos...
menos mal que acá (Chile) los fuegos artificiales estan prohibidos para el uso de la gente comun y corriente ( y en especial los niños)...
sólo se permiten para empresas especializadas en el tema...

saludos y cariños
bye

violador de papantla dijo...

Te entiendo, porque cada 25 de Agosot celebran a San Bartolo Atepehuacan, ojala nada mas fueran los "cuetes" pero cuando hacen el baile, sus malditos vejestorios de bocinas viejas, desquician hasta a Gandhi !

La reiligiòn lo permite por el pan y circo al pueblo ! ya ves lo que pasò en Canoa !


salu2 !

control_zape dijo...

a los sacerdotes que permiten y promueven el uso de cohetes desde la madrugada

Me diste una idea: si los sacerdotes que conozco se siguen negando en darme mi apostasía les voy a meter por el fundillo un cohete tronador.

Real-X dijo...

yo también vivo cerca de una iglesia y los fuegos pirotécnicos son chidos cuando usan los de colores, no los que solo truenan que luego si martillean en la cabeza con tanto que lanzan. Saludos.

PS del post pasado cualquier momento del día es bueno, por razones fisiológicas en la madrugada (final de la noche) es cuando uno se encuentra más cachond@.

Zack dijo...

Si, molestan mucho, pero nada mas

Pobre de la gente que si esta en zona de guerra y ademas del ruido molesto teme por su vida.

angeek dijo...

Mmm...son parte de las fiestas patronales, no es fiesta si no tienen cohetes.Y sí, son peligrosos.
Le hubieras rezado a San Isidro para que se les humedeciera la pólvora...jiji ;)

Kix dijo...

Yo también ODIO los pinches tronidos all over the place!! E igualmente mi difunto hijo-perro se ponía sumamente nervioso con semejante ruido, pues si tienen el oído mucho más sensible que nosotros!

Julio César dijo...

Embriágate

Nube Gorda dijo...

Andy, cada uno somos libres de pensar y decir lo q se nos de la gana, así q a las palabras de a alguien q no da la cara (me lo comentó el violador), poco importa, aparte es tu blog y con el haces lo q se t de la gana, suerte, bsuchos*

Chica Yeye dijo...

jajajaja ayy andrix! los sacerdotes no tiene la culpa de los cohetes ni la iglesia, son cosas que les gusta a las personas y es parte de la fiesta, ahi LA NETA no se puede hacer nada. =S

yo detesto que la gentes se emborrache, me parece lo mas estupido del mundo y sin embargo en TODAS partes venden cerveza.
saludos

Anónimo dijo...

Comprendo perfectamente tu malestar, ahora mismo llevo puestos unos tapones contra ruido noise buster, pues en mi colonia es el aniversario de la capillita del lugar y el tronido de cuetes va a durar toda la noche y todo el domingo, lo cual me parece un abuso, pues aunque estos tapones me protegen bastante del ruido, no me parece justo tener que privarme de ver una pelicula o escuchar algo de musica o simplemente descansar tranquilmente el fin de semana en mi propia casa.

Opino que este problema le corresponde mas bien a las autoridades municipales quienes deben regular la cantidad y la calidad de los cohetes que se lanzan en estas fiestas, asi como su duracion, de la misma manera en que se regulan otro tipo de ruidos. La cantidad de decibelios que llegan a alcanzar los dichosos cuetes puede incluso dejar sordo o con otras lesiones a los niños o a cualquier persona. (Hace rato cuando quemaron su primera andanada de cohetes, aparte del susto, me quedaron doliendo los oidos, y eso que tenia ¡las ventanas cerradas!)

Ademas, me cuentan mis ancestros que antes los que lanzaban los cohetes los impulsaban lo mas alto que podian y estos reventaban muy arriba, mientras que ahora, son unos carrizos muy chicos que casi no los impulsan y por eso revientan muy bajo y la onda expansiva hace que hasta retumbe en su centro la tierra.

Saludos
Raul