lunes, septiembre 19, 2005

19 de Septiembre 1985

Recuerdo que ese día transcurría normal, nos disponíamos a salir de casa y en el momento en que me bajé del auto para cerrar la reja sentí que el suelo se me movió y por más que trataba de llegar a la reja, era imposible. Pensé “¿porqué me maree tan feo?” cuando mi mamá bajó del carro y me gritó que estaba temblando. Entonces voltee a ver a la gente en la calle y los ví arrodillarse, correr desesperados. Los postes de electricidad chocaban entre sí, los edificios y las casas emitían ruidos y en un minuto que pareció una eternidad, todo se tranquilizó. Mi mamá nos metió al auto y nos dejó en la escuela como cualquier otro día... pero, no era así: la escuela nunca se abrió pues decidieron que peritos especializados deberían revisarla antes de que pudiéramos entrar, compañeros empezaron a llegar contando que habían visto edificios derrumbados y ahí la cosa ya no me gustó, pero quise seguir pensando que era producto de la imaginación exagerada. Al rato llegó mi papá por nosotros y en cuanto me subí al auto y escuché la radio dimencioné la tragedia.

Mamá trabajaba en un banco justo contraesquina de Televisa Chapultepec, y ahí terminó metida una de las antenas, en el trayecto a su oficina se dio cuenta de todo lo que había pasado.

Ese día cambió mi percepción de las palabras desastre y solidaridad para siempre.

5 comentarios:

El Dragón Rojo dijo...

vaya, somos muchos los que opinamos lo mismo espero des una vista a mi blog, hablo sobre lo mismo...

Buen inicio de semana

rossmar dijo...

Ese día cambio nuestro país.

Kix dijo...

Yo estaba formada en la secundaria para entrar a clases, cuando empezó el temblor algunos corrimos abajo del edificio, qué tontería, pero bueno, yo tenía 11 años, no tenía mucha idea de lo que se hacía en esos casos. El profesor de Música nos hizo señas para salirnos de ahi y regresarnos al patio. Mi escuela estaba en Aragón, por lo que no vi cosas feas, pero fue más tarde cuando en las noticias estaban dando cuenta de todo lo que pasó, que me dí cuenta de la tragedia. Por esto mismo, el temblor del 20 me provocó histeria.

Aletz dijo...

2 minutos que se hicieron una eternidad para miles......la solidaridad se hizo presente como nunca y un pueblo surgió de sus cenizas y de sus muertos....una oración por todos...saludos

Zack dijo...

gracias a dios no me tocó ninguna desgracia directamente y cualquier cosa que pudiera decir, comparado a los que lo vivieron de frente, sería nada, solo recuerdo que los dos primeros días no pude ayudar porque mi señora era enfermera y se fue a cubrir guardias voluntarias y me tuve que quedar con los dos niño pequeños, a la tercera noche que ella ya se desocupó un poco, me puse mi uniforme azul y gris y mi pañoleta de mi grupo scout, y me fui al hospital general a quitar piedras, esa noche solo alcanzamos a sacar un cuerpo de adulto, y a la mañana siguiente en el lugar donde estube quitando piedras de a una por una en cadena junto a los soldados, sacaron un bebé vivo, yo ya no estaba ahi, pero posiblemente las piedras que quitamos en la noche ayudaron de algo