viernes, marzo 11, 2005

Manotas!

Ayer en camino a casa me subí en un taxi colectivo pues mi esposo tuvo que trabajar hasta tarde y me pasó algo muy desagradable: El tipo que estaba a mi lado, hizo una treta para rozarme la pompa. Lo triste de este asunto es ¿Qué ganan? ¿Qué sienten, porque lo hacen? Personalmente no le veo sentido a tocar como por equivocación a otra persona que ni siquiera conoces!

La sexualidad (e idiosincrasia) masculina es muy distinta a la de las mujeres pero sigo sin comprender cuál es el sentimiento que se tiene al hacer este tipo de cosas. No comprendo porque te tocan en el metro, como funciona el rozamiento en sus mentecitas y cuál demonios es la retribución que obtienen, por ejemplo, al tocar a una chica en la calle y salir corriendo.

¡Que alguien me explique!

Al tipo este de plano le tuve que dar un codazo para que dejara de molestar y voltee a verlo como diciéndole “¿Que te pasa, maestro?” Con eso se tranquilizó y ayudó el hecho de que el otro pasajero se bajara porque yo me pegué a la ventanilla del lado contrario así que no le quedo mucho que hacer pero llegué a casa con un sentimiento de tristeza, vulnerabilidad y hasta coraje.

Les deseo un excelente fin de semana, disfrútenlo mucho.

2 comentarios:

RAGAZZA dijo...

Por fin pude entrar!!!

Oye pues que desagradable experiencia tuviste. A mi me paso hace unos años, estaba en un Samborns leyendo revistas y pasó un viejillo por atrás y SOPAS! me agarró la nacha. Yo estaba super chavita y no supe ni que decirle, solo me fui de ahi y ya.

Economista dijo...

Esa es la pregunta que yo tambien me hago querida Andrea, de que chi... les sirve... yo creo que son tan poca cosa como hombres que es la unica manera de poder hacerlo... a mi esposa se lo han hecho 2 veces y no sabes el coraje... por cierto una viejilla hace como 10 años me lo hizo a mi en el metro... pero ella no solo me dio la nalgada, me tenia bien agarrado!!!...