jueves, septiembre 18, 2008

Mis andanzas con doctores, hospitales y agujas.

Odio las jeringas y todo lo que tenga que ver con procedimientos médicos pero hoy no puedo dejar de dar gracias a quien tengan que ser dadas pues mis análisis resultaron rápidos y nada dolorosos. Normalmente me picotean dos y hasta tres veces porque mis venitas se esconden y además son ultra-delgadas (como las toallas sanitarias, jaja) así que ha sido motivo de gran felicidad el que hoy al primer piquete haya llenado dos frasquitos y adieu. ¡Ni moretón me quedó!

De niña afortunadamente fui muy sana, poco desmadrosa y la única vez que me tuvieron que llevar a urgencias fue cuando teniendo unos 7 u 8 años se me ocurrió ponerme a hacer sonidos musicales con dos botellas de cristal cargadas de refresco. Obviamente estrellé las botellas, chorree sangre a montones por la herida en la muñeca (tomen nota EMO's) y me dieron algunas puntadas pero casi no recuerdo nada, sólo que me parecía curioso que a través de la herida se viera mi hueso así que no fue ahí cuando les tomé tirria a los hospitales. La siguiente vez fue cuando me embaracé y como casi no comía nada porque TODO me daba asco, obviamente fui a parar al hospital pero ahí sólo suerito y a mi casa. 8 meses después vendría lo bueno y ahí sí: ¡como alfiletero con tanta aguja! Luego doné sangre algunas veces (en las que tardaba hooooras en llenar la méndiga bolsita) y ya.

¿Porque será que odio ésos menesteres con doctores, agujas y hospitales? Realmente no la he pasado tan mal como para agarrarles fobia. ¿Será una defensa natural o simple predisposición? Miserio sin resolver.

¿Ustedes qué tan mal la han pasado con ésos asuntos?

6 comentarios:

Dra. Kleine dijo...

Fijate que cuando tuve a Periko jamás me hicieron nada con jeringas,,,, les tengo pá-ni-co!. Pero eso sí, en el momento de la cesárea, mamá pulpa, fue tenebrosa la experiencia.
Un abrazo grande nena y animo, a veces nomás hay que cerrar los ojitos para que no se sienta, todo está en la mente.

Fuckin' Zombie dijo...

A mi cuando me operaron de las "patas" jajaja por un problema de varices me anesteciaron como embarazada de la espalda hacia abajo como a las embarazadas y entiendo tu dolor!!!

mafalda dijo...

...

Ando lenta en los blogs.
No visito a muchos por semanas.
Gracias por la invitación, aunque ya me confundí. ¿Cuando será? o ¿Ya fue?
¡Chanclas! perdón.
Les pregunto a la piedrita y a W.
Un abrazo y me da pena ajena con eso de los pinchazos en venas. Perdónanos, mencionas las características de tus venitas, y pues...son vasitos codos, que no regalan sangre tan facilmente.

Cuídate mija.

Mafalda

Nube Gorda dijo...

No Andy, yo por el contrario era cliente distinguida de hopitales, médicos y ambulancias, así q son más q mis cuates, con decirte q en la oficina todos coinciden en q lo más increible de lo increible siempre me ha de pasar, ahora se q yo ya estý predispuesta y lucho contra eso, es más pregunta por la Nube en cualquier lugar y me conocen por haber sido paciente o por haberme peleado con ellos.

Chiquilla, se acerca el día, mucha suerte, besuchitos

FENIX dijo...

Lo tuyo es una defensa inconciente.
creo que tengo suerte ya que las veces que he requerido atencion medica, me han tratado bien, aun que al igual que tu me da mello la aguja.

un abrazotototote.

Kix dijo...

Ay yo también sufri con las agujas cuando estaba embarazada! Y bueno, ni qué hacerle, si hay que pasar por todo el ritual desde los análisis hasta el suero y la pinche epidural!!! Oooooouuuuccchhh!!!

Recuerdo el "no se preocupe, sentirá un ligero piquetito" y yo qué????? Esa madresota me van a inyectar en la espalda?!?!

Ay mi madre, lo que uno hace por los hijos!