jueves, mayo 24, 2007

Viejos conocidos.


Hoy en el camino, me encontré un auto que me pareció familiar. Resulta que era un ex-compañero de trabajo. Se me emparejó para saludar y me hizo señas de que llamaría y sí, ya me llamó.

Entre otras cosas, me dijo que me veo muy bien, que estoy 'radiante' y se me ve contenta. ¡Pues cómo no! Luego de trabajar en un lugar con mucha presión, embiente enrarecido, mala comunicación y jetas, llegar a trabajar a dónde actualmente estoy es el mismísimo paraíso y eso, a fuerza, tiene que notarse en mi cara.

En mi vida profesional he tenido toda clase de jefes: genios, amargados, histéricos, buena onda, los que se creen galanes y hasta alguno que me ha dejado con el ojo cuadrado por su enormidad como persona pero en aquella empresa, mi jefe no era lo mejor que uno pudiera esperar. Es más, si hubiera una encuesta en la organización, seguramente ganaría con mucha ventaja el título de 'La persona más repudiada' por sus comentarios sin tacto, su crítica destructiva y sus 'técnicas' de mando así que liberarme de eso ha sido un gran y positivo cambio en mi vida.


En serio creo que a pesar de que tuve 'mejores' ofertas de trabajo antes de ingresar aquí, la estabilidad, los beneficios, la tranquilidad y el cuidado que la empresa da a sus empleados no se paga con nada. Obviamente la gente que tiene muchos años trabajando aquí se queja, pero siempre les digo 'No tienen idea de lo que pasa afuera! Aprendan a asumir los cambios, aquí estamos muy consentidos'.


Sip, hoy me sentí aún más orgullosa de venir a trabajar aquí. De hacer algo que me gusta, que no me causa problemas físicos y que me deja tiempo y cabeza para vivir mejor.


Que tengan un estupendo jueves.

9 comentarios:

Nube Gorda dijo...

Hola Andy, comulgo contigo no hay como la tranquilidad laboral, pasamos mucho tiempo en la oficina como para no disfrutarlo, yo t puedo decir q mi jefe actual no es el mejor q he tenido, sin embargo la paga es buena, viajo, conozco hartisisima gente y nomás no lo pelo y todo en santa paz, mis taratulitas lo agradecen, feliz juevecitos, bsuchos*

Mandarina Acida dijo...

tienes razon, nada puede pagar la tranquilidad y la salud emocional y fisica que da un buen empleo, yo pase por algo muy similar a ti, y ahora tambien me siento mucho mejor, y aunque en mi anterior empleo tenia un puesto de mayor rango, con mejor paga y con muchas otras "ventajas" economigas, de verdad no volveria ni loca... saludos.

Kix dijo...

Wow, se super nota tu entusiasmo Andy, realmente eres afortunada! La mayoría de la gente que conozco odia su trabajo, y por más que buscan cambiarse, está cañón encontrar algo. Felicidades!

Wendy dijo...

Pues como burócrata,yo digo que mi trabajo apesta, pero muchos lo quisieran. Ayer un maestro de economía me dijo que ni se me ocurriera dejar mi plaza por una beca de posgrado del CONACyT.
El trabajo ideal para mí sería el que me permitiera superarme y no quedar estancada. Crecer. Aguantaría poca lana por eso.

Me alegra que estés en un lugar agradable para tí, que hayas superado esa experiencia.
Saludotes!

kotto dijo...

entonces no queda otra que disfrutar de su nuevo ambiente laboral...
lo que es yo tengo que soportar a mi odioso jefe....

cariños
bye

Zack dijo...

Te felicito y es que en el trabajo pasas mas tiempo que con tu esposo hijos, etc.

FELICIDADES

Chica Yeye dijo...

eso es andrix! asi debe ser, ser feliz en el trabajo para estar satisfechas como persona.

yo tmabien vivo feliz y me siento bien en el trabajo. eso es bueno

saludos

Gabriela dijo...

Bien por tí Andy! Estamos igual, me siento felíz donde trabajo y acabo de dejar ir una muy buena oferta precisamente por lo importante que es para mí el buen ambiente laboral que tengo. Digo, estás en la oficina más de 8 horas al día y después de todo termina afectando tu salud mental y tu aspecto físico!

Felíz viernes!

Dra. Kleine dijo...

Cierto! Cierto!
Coincido contigo en todo lo que significa cambio Y que, desgraciadamente los que están adentro no lo ven.
Me has dado una buena frase para alejar a aquellos que traen mala vibra a la ofi!