martes, junio 28, 2005

Los hijos te cambian la vida

Mi peque está a punto de entrar a secundaria, ¡no lo puedo creer! Parece que fue ayer cuándo ingresé al hospital por falta de alimento, y es que la niña no me dejaba comer nada: lo único que toleraba sin “cantar Oaxaca” (vomitar) eran ciertas frutas y gelatina. Creo que de eso sobreviví los primeros 3 meses y en lugar de aumentar de peso, bajé casi 8 kilos. Al término del periodo de gestación, pasé todo un día en trabajo de parto y nos llegó (vía fórceps) una hermosa bebé que lloraba en un modo muy extraño: resulta que como no habían apresurado el parto ella tenía el líquido amniótico en los pulmones y además, dado el uso de los fórceps, había posibilidad de daño cerebral. El caso es que pasamos casi 3 semanas yendo y viniendo del hospital, nos encontrábamos con novedades tanto buenas como malas en cada turno y hasta hubo doctores que nos dijeron que no sobreviviría.

Hoy mi hija ha cumplido 12 años, está por entrar a secundaria y me ha dado más felicidad que cualquier persona, acto o vivencia alguna que haya pasado por mi vida. Teniéndola entiendo a quiénes dicen que los hijos te cambian la vida porque en verdad lo hacen!

6 comentarios:

Mar dijo...

Of course they do. Saludos, muchas felicidades por esa hija preciosa! La mía está terminando primero de primaria, la acabo de dejar con su berrinche!

Dra. Kleine dijo...

Bueno te entiendo, el mío pasó por eso y ahora en la prepa no dejo de pensar lo que le toca pasar..
así somos las mamás que recordamos el primer día de su primer evento de su vida.
Saluditos!

rossmar dijo...

nena, tememos unas niñas maravillosas, bien por ellas por tener unas madres excelentes;) te mando un beso. y a tu hija también.

Mariwell dijo...

Hola Andrea
Yo tambien nací con forceps,yo pensé que era mi resistencia a entrar a esta vida...

Me hiciste recordar mi primer dia de secundaria, mi mamá se resistió a pensar que ya habia pasado a otra etapa, todavía se empeño en peinarme y mientras lo hacia le rodaron unas lágrimas de emosión...

No te puedo dar mi punto de vista como madre porque no lo soy, pero debe ser una etapa maravillosa.
Un abrazo

Aletz dijo...

ha de ser una experiencia de las que no se olvidan....no he pasado por allí porque no soy papá (que yo sepa)....pero veo a mis hermanos como van cambiando y madurando...saludos

Anónimo dijo...

creo que realmente un hijo es la mayor bendición que la vida nos puede dar, es impresionante como pasa el tiempo,como lo platicas parece que fuera ayer, no sabia que habias pasado por esa situación, fuiste muy valiente.
saludos
jr